Reza incesantemente esta coronilla que te he enseñado.
(Diario, 687)
CORONILLA PERPETUA A LA DIVINA MISERICORDIA
Cumpliendo el mandato que hizo Jesús, en el que pedía que rezáramos por nosotros mismos y por el mundo entero con las palabras de la Coronilla a la Divina Misericordia, invitamos a los fieles de todo el mundo a que se unan a esta oración. Junto con las hermanas de la Congregación de la Madre de Dios de la Misericordia en los santuarios de Cracovia-Lagiewniki, Plock, Swinice. Roma así como en otras casas, pedimos también por las intenciones de las personas que se unan a esta oración perpetua mediante la Coronilla perpetúa a la Divina Misericordia